Respuesta caso 48:

D. Perforación del septo nasal.

Discusión

Hallazgos

Perforacion-septum-hallazgos

Tomografía computarizada de senos paranasales en ventana ósea, (A) corte axial y (B) reconstrucción coronal, en la cual se observa defecto de la porción anterior del septo nasal (flechas). Luego de la realización del estudio, nuevamente se interroga al paciente quien refiere inhalación crónica de cocaína.

Diagnóstico: perforación del septo nasal por cocaína.

Necrosis nasal por cocaína

Terminología

  • Definición: destrucción de las estructuras osteocartilaginosas de la nariz, senos paranasales y paladar secundaria a la inhalación crónica de cocaína.
  • Sinónimo: destrucción del septo nasal inducida por cocaína.

Hallazgos por imagen

  • Perforación del septo nasal
    • 75% en el cartílago cuadrangular.
    • 25% en el vomer-lámina perpendicular del etmoides.
  • También puede ocurrir destrucción de los cornetes y del paladar.
  • En ocasiones la destrucción ósea puede extenderse a las paredes laterales de la cavidad nasal y a las órbitas.
  • No hay masa de tejidos blandos.

Diagnósticos diferenciales

  • Otras causas de perforación del septo nasal son:
    • Trauma.
    • Cirugía.
    • Tumores malignos.
    • Enfermedades inflamatorias crónicas
      • Granulomatosis con poliangeitis (Granulomatosis de Wegener).
      • Sífilis.
      • Tuberculosis.
      • Sarcoidosis.
    • Sinusitis fúngica invasiva.
    • Absceso del septo nasal.
    • Rinitis medicamentosa (necrosis isquémica secundaria a vasoconstrictores y esteroides nasales).

Etiología-patología

  • La destrucción del septo nasal por cocaína ocurre debido a irritación química, necrosis isquémica por vasoconstricción intensa de pequeños vasos y trauma directo por auto-instrumentación.
  • Puede haber sobreinfección bacteriana de los tejidos dañados, la cual también contribuye al desarrollo de la necrosis.
  • Con frecuencia la cocaína contiene adulterantes químicos (levamizol) que pueden contribuir con la necrosis.
  • La perforación ocurre con el uso crónico (por más de tres meses) de la cocaína inhalada.

Manifestaciones clínicas

  • Obstrucción y descarga nasal.
  • Epistaxis, formación de costras e hiposmia.

Referencias